¿Qué pasa en tu cerebro cuando escuchas llorar a tu hijo?

Aquellas mujeres que serán madres por primera vez tienen diferentes preocupaciones sobre cómo cuidar correctamente a sus hijos y si podrán entender lo que ellos necesitan. Quizá uno de los momentos más angustiantes durante esta etapa es escuchar llorar a nuestros hijos, porque sabemos que si lloran es que algo les pasa y necesitan que los ayudemos a resolver eso que les hace falta, ya que estamos programadas a responder a la angustia del bebé. Sigue leyendo

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , | Deja un comentario

¿Cómo ayudar a mi hijo tras el sismo?

Los desastres naturales son impredecibles y pueden ser devastadores, son una situación de emergencia que no podemos controlar y lo único que podemos hacer al respecto es estar prevenidos para cuando sucedan y tratar de superar el momento una vez que hayan pasado. El pasado 7 y 19 de septiembre dos sismos sorprendieron en territorio mexicano, afectando severamente entidades como la Ciudad de México, Puebla, Morelos, Chiapas y Oaxaca. Sigue leyendo

Publicado en Uncategorized | Etiquetado | Deja un comentario

Contaminación provoca déficit de atención

Una de las mayores preocupaciones de toda madre es que sus hijos tengan un desarrollo normal y que siempre tengan buen salud física y mental, sin embargo, a pesar de todos los cuidados que podamos tener no siempre podemos protegerlos de todos los padecimientos que hay, y uno de ellos es el famoso déficit de atención al cual solemos asociar imágenes de niños que no prestan atención en clase o incluso cuando alguien les está hablando.

Pero ¿por qué puede ocurrir este problema? A continuación te contamos cuál es el surgimiento de este padecimiento. De acuerdo con especialistas el principal detonante del déficit de atención es la exposición ambiental al dióxido de nitrógeno (NO2) durante el embarazo y, en menor medida, después del nacimiento.

El dióxido de carbono es un contaminante que se respira principalmente en las ciudades y proviene en su mayoría de los vehículos. Es la exposiciones antes y después del embarazo el que se ha relacionado con un menor desarrollo cognitivo durante la infancia.

Un proyecto llamado INMA –Infancia y Medio Ambiente realizó pruebas para evaluar la capacidad de atención de cerca de mil 300 niños desde el periodo prenatal hasta los 5 años. Durante estas pruebas se hicieron estimaciones de los niveles de dióxido de carbono prenatal y postnatal en los hogares de quienes participaron y la función de la atención se midió mediante la prueba de rendimiento continuo Kiddie-Conners (K-CPT).

Los resultados de este estudio se publicaron en una revista internacional y se demostró que la exposición al NO2 durante el embarazo y posterior a éste se relacionada con un retraso de hasta casi dos meses en el desarrollo de la capacidad de atención de los menores que participaron en el estudio.

Otro estudio realizado por el proyecto Breathe también demostró los efectos que tiene en los niños la exposición a contaminantes del aire. Ellos realizaron pruebas con menores entre 6 y 12 años y los niveles de contaminación fueron tomados directamente en sus escuelas, y no en sus casas como la prueba anterior.

Los investigadores de estas pruebas concordaron que la contaminación atmosférica tiene efectos negativos tanto en la etapa prenatal como durante el desarrollo de los niños y aunque aún se desconoce el impacto clínico de esa falta de atención, sí se pueden tener implicaciones para toda la población.

Los estudiosos exhortaron a tomar medidas urgentes contra la contaminación, ya que los niños están en un riesgo latente de ver afectado su capacidad de aprendizaje.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado | Deja un comentario

Vacaciones, la peor temporada para las mamás que trabajan

El verano llegó y con él las vacaciones de fin de año para muchos estudiantes. Esta época sin duda es la más esperada por los niños y jóvenes, ya que no solo significa que culminaron un año más de estudios, sino que además no tendrán que ir por un tiempo a la escuela y para ellos eso es un gran motivo de alegría.

Sin embargo, no lo es tanto para sus madres, sobre todo para aquellas que tienen que trabajar largas jornadas laborales y no tienen el tiempo para disfrutar de actividades con sus hijos. Con la situación actual este es el caso de una gran parte de la población, quienes ante la necesidad de contar con más recursos económicos ambos padres se ven en la necesidad de trabajar.

En algunas ocasiones se cuenta con la fortuna de programar las vacaciones durante estos días, así al menos los niños pueden pasar un tiempo de calidad con sus familias, pero no siempre puede darse así, por lo que en muchas ocasiones terminan pasando esos días que deberían ser divertidos en un lugar que no les gusta.

Algunas de las alternativas para que los menores pasen un tiempo agradable y divertido es llevarlos a los famosos cursos de verano, donde sin duda podrán realizar actividades deportivas, culturales y recreativas que los ayudarán a desarrollar habilidades sociales. Pero sabemos que todo tiene un precio y no siempre es posible cubrirlo, por eso puedes comenzar a ahorrar con anticipación e involucrar a tus hijos a hacerlo.

Por ejemplo este es un buen momento para iniciar el ahorro para el próximo año, puedes motivar a tus hijos haciéndoles ver que si hacen un esfuerzo pueden acudir a un curso divertido y no estar todo el tiempo en casa de los abuelos o de algún familiar, incita a tus hijos a ahorrar, además de inculcarles un buen valor, estamos seguros que apreciarán más el curso al que los lleves porque a ellos también les costo.

Otra alternativa es que también planees tus días de vacaciones en tu trabajo con mucha antelación, así tu equipo de trabajo sabrá los días que te ausentas y no habrá pretextos para que no puedas ir a descansar unos días.

Otra opción es organizar con otras madres su propio curso de verano y cada día una puede hacerse cargo de los niños, así, si no puedes faltar por varios días al menos podrás pedir un solo día y estar con ellos. Lo importante es ser muy creativa y ver la temporada como una oportunidad y no como un problema.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado | Deja un comentario

Principales enfermedades de los niños

Una de las mayores preocupaciones de las madres y padres es la salud de sus hijos, y es que por muchos cuidados que podamos tener para protegerlos siempre estarán en riesgo de contraer alguna enfermedad ya sea porque en la escuela los contagien o sus defensas estén bajas. Pero no te preocupes esta es una situación completamente natural, a continuación te decimos cinco de las enfermedades más comunes presentes en los menores.

1.-Gastroeteritis: es la irritación e inflamación del tracto digestivo, entre los principales síntomas que pueden presentar los niños son pérdida del apetito, náuseas, diarrea, vómito, dolores abdominales e incluso fiebre. En los más pequeños de la casa es provocada por una infección vírica que se transmite de persona o incluso por algunos alimentos o bebidas contaminadas.

2. Bronquitis: es una inflamación en los bronquios y sus síntomas principales son tos, inflamación en los senos paranasales y la garganta y puede propagarse hasta lo pulmones. Cuando una gripe no es bien cuidada puede complicarse hasta llegar a la bronquitis, por eso es muy importante ante cualquier enfermedad acudir al médico y nunca suministrar medicamentos sin ser recetados.

3. Paperas: también conocida como parotiditis es una infección viral que se caracteriza por inflamación de las glándulas salivales. Los síntomas son fiebre, hinchazón y dolor en la zona de la glándula parótida, vómito y dolor abdominal.

4. Varicela: esta enfermedad causa fiebre y erupciones en la piel. Es altamente contagiosa, e primer síntoma es el brote de ampollas en la piel. Suele causar comezón, fiebre alta, cefalea, nauseas, vómito y pérdida del apetito.

5. Dermatitis del pañal: es un enrojecimiento en la zona de los glúteos de los bebés y se provoca por la irritación de la urea de la orina que por acción de las bacterias se transforma en amoníaco. Casi todos los pequeñitos sufren este padecimiento y lo más importante es corroborar que no haya alguna infección.

Estas son 5 de las enfermedades más comunes de los pequeños, muchas de ellas se presentan sin previo aviso por eso es muy importante que estemos siempre listos para cualquier imprevisto. Lo más recomendable es contar con un seguro de gastos médicos que nos garantice tener un especialista de la salud en cualquier momento, si aún no lo tienes consulta a un agente de seguros para que te oriente en los mejores seguros para ti y tu familia.

O si lo prefieres también puedes revisar en línea algún cotizador donde puedas comparar y encontrar tu seguro. Hay cosas que no podemos controlar pero sí podemos prevenir.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Hábitos que me recomendaron para que mi hijo baje de peso

Mi hijo tiene 9 años y en su escuela continuamente lo molestan porque está gordito. Ya se imaginarán, le pusieron todo tipo de apodos. Lo molestan en las clases de Educación Física, en el recreo, le dicen todo el tiempo que baje de peso y un sin fin de cosas más.

Yo y su papá siempre le decíamos que no les prestara mayor atención, que a los niños solo les gusta molestar por todo, que porque si eres el que tiene mejores calificaciones, que porque si eres el más alto, que si porque usas lentes, de verdad, por todo. Sin embargo con el tiempo, más allá de lo que siempre hablábamos con él, nos dimos cuenta de que los que no le estábamos prestando atención al problema, éramos nosotros, sus padres.

Así que mi marido y yo nos dimos a la tarea de buscar ayuda profesional. Buscamos a una nutrióloga experta en reducir las tallas y sugerir menús balanceados para niños, porque claro, no es lo mismo acudir con un especialista para adultos, quien nos habría tratado de acondicionar una dieta de un adulto, a las cantidades que debería consumir un niño, pero sin pensar en la edad y en cuáles son los hábitos de un niño normal como mi hijo.

Lo que hablamos con la especialista nos dejó muy marcados la verdad, porque nos dimos cuenta de los errores que estábamos cometiendo como padres, pues básicamente entendimos que nuestro hijo tenía sobrepeso por nuestra culpa, pues quien se encargó de generarle hábitos y quienes lo alimentaron todo este tiempo, fuimos nosotros. Entonces básicamente si el problema habíamos sido nosotros, también seríamos la solución.

Entendimos que la clave y la solución a nuestros problemas, es la Educación. Es inculcar hábitos saludables, es promover una dieta balanceada a base de frutas, verduras, cereales y proteínas; es moderar o anular de nuestra dieta el consumo de grasas saturadas y azúcares refinados, que no aportan ningún nutriente a nuestros cuerpos como los dulces, la pastelería industrial, las bebidas azucaradas, es decir, toda la comida chatarra; y practicar algún deporte y no promover el sedentarismo.

Nos considerábamos buenos padres, pero ahora nos dimos cuenta de que no habíamos sido para nada buenos. Sin embargo, nunca es tarde para enmendar nuestros errores, sabemos que nadie nació sabiendo ser un buen padre, así que aceptamos que estamos aprendiendo a serlo también.

Ahora estamos tan comprometidos en esto, que incluso hemos decidido darle a nuestro hijo la educación que necesita a base del ejemplo. Nosotros somos los que tenemos que cambiar, queremos ser una familia saludable con pensamientos, hábitos y acciones sanas, así que con ayuda de la espe

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Mi primera noche como mamá

Cómo olvidar la primera noche en que tuve en casa a mi pequeña bebé, con tan sólo 2 días de haber nacido me parecía la cosita más pequeña y hermosa que había sobre la faz de la tierra, ya había superado el primer momento en que no sabía cómo darle el pecho, y con tantas visitas y la estancia en el hospital, había pasado muy poco tiempo con ella.

Por la noche, después de haber llegado de la clínica me sentía cansada y adolorida pero feliz, la había acostado después de darle leche materna y me preparaba para dormir por primera vez en meses… qué ingenua.

A eso de las 11 de la noche me despertó un ruido extraño, mi hija recién nacida no lloraba, gritaba. Me levanté temblorosa y la vi en su bambineto con la boca completamente abierta, gritando, reclamando algo que yo no entendía, así que la cargué y le acerqué el pecho para que comiera, mejor dicho, vaciara mi pecho succionando con tanta fuerza que me lastimaba (¿cómo una recién nacida tenía tanta fuerza?).

A las 12 de la noche, ya quedándome dormida me llegó un olor extraño, acompañado de un nuevo grito: era hora de cambiar mi primer pañal y la experiencia fue indescriptible. Nunca había cambiado un pañal y ahora tenía que cambiarlo a una bebé de 2.800 kilos, la cosita más pequeña que había visto. Me parecía tan frágil que creía que la iba a romper.

En ese momento, cuando mis manos estaban sucias por no saber cómo cambiarle el pañal, mi hija se prensó de sus cabellitos delgados y chiquitos y gritó como nunca había escuchado gritar a nadie y yo no sabía qué hacer: terminar de limpiarla, cambiarla y vestirla o aflojar su mano para que soltara su cabello.

Los gritos fueron tales que mi familia despertó, escuché que los vecinos de arriba se levantaron (en ese tiempo vivía en un departamento, con mis padres) y hasta mi hermano me preguntaba afuera del cuarto qué pasaba. Mi madre entró y me ayudó a aflojar la mano de la pequeña, que en ese momento me demostró lo necia y fuerte que iba a volverse cuando creciera, pues no podíamos aflojar su manita y lloraba cada vez más y más, pues se lastimaba la cabeza jalándose el cabello. La única forma que encontramos para que se soltara sola fue volver a darle el pecho y ella lo rodeó con sus manitas pequeñas y me miró a los ojos.

En ese momento, con todo el miedo, dolor y cansancio que me empezaban a irritar, mi corazón se ablandó y supe cuánto la amaba, después de eso el ritual de hacerla eructar y mi mamá arrullándola, quien por las primeras dos semanas fue la única capaz de hacerla dormir, me fui a descansar por dos horas antes de que la princesa volviera a gritar con todas sus fuerzas reclamando su leche.

Esa noche, la primera, me enseñó que la maternidad puede ser todo, menos aburrida y que no hay un refrán más falso que el que dice “tan fácil como quitarle un dulce a un bebé”.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Saludar de beso NO debería ser una obligación para nuestros hijos

Ok, tampoco para los adultos debería ser una obligación social saludar de beso a otros adultos, o incluso a los hijos de nuestros familiares, amigos y conocidos. No creo ser la única persona que se siente súper incómoda que, al saludar a alguien con hijos, escucha la pequeña frase “da besito”; obligar a un pequeño ser humano a darle beso a una persona desconocida o a la que casi no ve, es algo que puede causarme gran molestia. Especialmente cuando sé que dejarán mi cara llena de paleta, en el mejor de los casos.

Esto del “saluda” y “da besito” me recuerda a los tiempos en que mi hija adolescente era una pequeña niña que llamaba la atención por ser la primera nieta y la primera sobrina. Ya que en ese tiempo vivíamos fuera de la ciudad, al verla, todos querían quitarla de mis brazos, cargarla y llenarla de besos, lo que parecía genial hasta que descubrí la horrible costumbre de sus abuelos: darle besos en la boca.

Sí, en la boca… y lo que me horrorizó aún más fue ver cuánta gente tenía la costumbre de saludar de la misma forma a mi pequeña, a quien no le gustaba mucho que la cargaran y la besaran. Era lógico, le causaba molestia y precisamente esta molestia surgió porque muchas veces le daban besos aunque ella decía claramente que no. A partir de entonces, contra la molestia de abuelos y tíos, decidí dejar de obligar a mi hija a saludar de beso a quien ella no quisiera y me negué a acercarla para que la besaran contra su voluntad.

Si bien a algunos familiares les molestó y les sigue molestando que ella no les salude de beso, ha sido una liberación para nosotras, ya que ella elige a quién saludar con un fuerte abrazo y un sonoro beso estampado en la mejilla, pero también ha sido una forma de mostrarle desde muy pequeña que nadie, absolutamente nadie debe obligarla a tener contacto físico con quien no quiera, ni porque se trate de un abuelo o de un tío cercano.

Y es que tenemos que pensarlo bien: obligamos a nuestros hijos a besar y abrazar a personas que ellos no conocen porque a las que conocen, confían y quieren, no necesitamos obligarlos. Nuestros pequeños suelen tener una mejor apreciación que nosotros al mundo que les rodea y sus habitantes, ellos perciben rápidamente en quién confiar, quién les agrada, y porqué.

Además, los niños son diferentes. Algunos te abrazan, se te suben a las piernas y te dan besos de la forma más inesperada aunque los conozcas poco, mientras que otros no se dejan cargar ni besar ni por su propia madre. Compararlos es algo que debemos evitar (“¿Ya viste cómo fulanito si me da beso y tú no?”) igual que tratar de darles celos para que nos abracen; el cariño, el amor, se ganan con el día a día y, muchos niños son reservados y poco afectuosos, pero esto no significa que no nos amen.

Mi pedazo de consejo para quienes me leen: no obliguen a sus hijos a dar beso, ni obliguen a otros niños a que les besen; preguntémosles cómo quieren saludar, si quieren darnos la mano, un abrazo o si podemos inventar un saludo súper cool chocando las manos y tronando los dedos. Respetemos su individualidad y creemos una relación afectuosa con ellos, sin la necesidad de hacerlos sentir incómodos.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

En mis tiempos abortar en Ciudad de México era…

Sí, aborté. Hola, tengo 32 años y toda mi vida he vivido en la Ciudad de México. Soy profesionista, estoy casada, amo a mi marido, tengo una hija preciosa y, ah…, también un gato.

Hoy compartiré una historia que pocas veces suelo contar, como para qué. La verdad es que es una historia sobre una decisión que tomé cuando era más joven y que me dejó marcada emocionalmente en algún momento de mi vida. Pero no se alarmen, no estoy arrepentida y no sufro ningún complejo por haberlo hecho… hoy sólo sé que es un recuerdo de lo madura que fui a pesar de haber tenido en ese entonces sólo 17 años.

Sólo para remontarlos a mi historia, cuando yo tenía 17 años, era pleno 2002, era una época en la que los temas sobre planificación familiar, sólo se trataban directamente en la enfermería de tu escuela, o a veces con el profesor de Ciencias de la Salud, o con la profesora de Biología. Ninguna de mis amigas, ni yo estábamos interesadas en hablar sobre el tema, o sea, ni por aquí nos pasaba.

Tres de las cuatro amigas que tenía en ese entonces, teníamos novio, siendo yo la única virgen. A mis hermosos 17 años, me vi presionada por tener mi primera vez. Quería saber qué se sentía tener sexo, o como yo le llamaba en ese entonces “hacer el amor con el amor de mi vida”. Basta decirles que mis clases de educación sexual con los libros y las explicaciones de mis profesores y de mis propias amigas, no me parecían suficientes, yo sólo quería hacerlo para luego decir que ya lo había hecho y que ya no era virgen.

Tuve mi primera vez, y sobre eso no hay mucho qué contar, salvo por el pequeño detalle de que quedé embarazada. Sí, yo embarazada de mi “primera vez”. Al principio me parecía todo irreal, de hecho una broma, pero no, ocurrió de verdad. Le conté a mi novio de ese entonces y él lo único que pudo decirme fue “haz lo que tú quieras, yo te apoyo”. Yo me acuerdo que sólo buscaba la respuesta “no te preocupes, todo va a estar bien” “hagamos esto, yo te acompaño”, pero no, me sentí sola, y todavía más sola porque en ese tiempo abortar era ilegal en el DF.

Aborté pensando que no lo iba a superar jamás, pero aborté siendo consciente de que yo no estaba lista ni física, ni emocionalmente para ser madre. Era joven, todo lo que sabía era que tal vez mi único error había sido haber tenido relaciones sexuales sin saber cómo poner un condón correctamente. Tenía miedo del rechazo, a las cargas sociales que sentiría, pero a mí misma también. Pero al final nada de eso me importo más que yo misma, así que sin importar mis preocupaciones, lo asumí todo, acepté mi decisión y lo hice.

Obviamente mi relación con ese novio mío terminó al poco tiempo después. Yo cambié mucho, pero para bien… aunque debo de reconocer que al principio me costó mucho trabajo salir de esa situación, les recuerdo que eran otros tiempos.

El día de hoy, sólo pienso en cómo han cambiado las cosas en tan sólo 15 años. Pienso cómo es que el aborto ahora es percibido como lo que siempre debió haber sido, un acto legal, seguro, voluntario e incluso gratuito para todas las mujeres.

De verdad que no estoy arrepentida de haber abortado. Hoy yo sólo celebro el avance y la aceptación social de algo que siempre debió haber sido nuestro derecho.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

“Si te pegan, pegas” o cómo incitar la violencia en los niños

Hace un par de días, en una junta escolar escuché la frase más horripilante en mi vida como mamá; una persona decía que, como a su hijo le pegaban las niñas, le aconsejaba que “agarrara” parejo y pegara a niños o a niñas sin hacer distinciones.

En una sociedad tan violenta como en la que vivimos actualmente, me parece alarmante que las mamás “modernas” sigamos utilizando frases anticuadas, que incitan a la violencia en vez de frenarla y con la que le damos carta abierta a nuestros hijos para que peguen porque, siendo sinceros, no conocemos a nuestros hijos en la escuela y muchos de nosotros aunque estemos conscientes de que son un desastre y pegan por cualquier cosa, los defendemos con uñas y dientes y no queremos que les pase absolutamente nada.

A muchos nos ha pasado que nuestros peques llegan de la escuela diciendo “fulanito me pegó”, pero debemos estar conscientes de que nuestros hijos no son santos (aunque obviamente hay niños que literalmente no rompen un plato) así que lo mejor es averiguar por qué surgió el problema en la escuela y cómo se ha solucionado.

Nos pasa que vamos a la escuela, hechas una furia y nos enteramos que nuestro hijo empezó el pleito, probablemente por una pequeñez como es típico en los primeros años escolares, pues cuando nuestros hijos crecen, tal vez ya no nos cuenten estos problemas y los resuelvan por sí mismos de la forma que mejor les parezca.

Y volvemos a lo mismo; si nosotros les enseñamos que los problemas se resuelven con violencia, ellos creerán que es la única forma para arreglar las cosas y con esto podemos pasar de un niño “un poco brusco” a un hombre que golpea a su esposa o una madre que les pega a sus hijos. Y no es exageración.

Pienso que la forma más justa de resolver problemas es siempre recurrir a una persona neutral: un maestro. Creo que solo en situaciones extremas hay que intervenir y llamar a los papás del otro niño o niña, pues uno siempre defenderá a su hijo y los ánimos pueden calentarse.

Aconsejemos a nuestros pequeños decirle al pegón que sus golpes no le gustan y le lastiman, avisar al maestro o maestra y, si es necesario, alejarse del pequeño. La violencia genera violencia y los golpes se devuelven hasta que uno acaba llorando y enojado.

Pero también, a los papás y mamás que me leen, los invito a ser más asertivos, a no pegarle a sus hijos y evitar solucionar los conflictos con gritos o con golpes. Los hijos son nuestro reflejo y a donde vayan demostrarán los valores que les hemos enseñado en casa; no digo que eduquemos personas sin carácter, que no sepan defenderse ni dar un buen golpe si es necesario, digo que les enseñemos alternativas para solucionar los problemas y les ayudemos a que lleguen a ser las mejores versiones de sí mismos.

 

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario