“Ser madre es una bendición”

Cuando estaba embarazada todos me decían “Ser madre es una bendición”, “Nada se compara con el amor de una madre” y es que atravesé por el embarazo cuando aún era muy joven y fui una mala embarazada, no me imaginaba cargando a mi bebé… nunca había cargado un bebé y mi instinto maternal aún estaba dormido.

Hace unos días mi pequeña hija cumplió 10 años y mi mente se llenó de recuerdos. 2,800 gramos, niña, 49 centímetros de largo, adiós a tus ilusiones y tus horas de sueño, te presentamos a tu nueva responsabilidad. Recuerdo nuestra primera noche juntas y sin la bondadosa intervención de las enfermeras, aún adolorida por una cesárea de emergencia me levanté de la cama, vi su pequeña cara: ella lloró y yo lloré, no sabía qué hacer. Y es que aunque habíamos pasado juntas varios meses, éramos desconocidas, nuestras noches infernales.

Mirarme al espejo era otra historia, cuerpo de “Sid” el perezoso de la famosa película para niños, sólo era una sombra de lo que tan sólo un año antes había sido. Los comentarios de mi entonces suegra agriaban aún más mi ya tempestuoso carácter, se burlaba de mi nuevo cuerpo, me arrebataba a mi bebé (que de por sí me hacía sufrir porque no podía hacer que dejara de llorar), me daba sus sabios consejos para ser tan perfecta como ella cree que lo es. Estaba al borde de la locura.

Pero un buen día todo cambió, mi pequeña bebé se acostumbró a que yo era su madre; dejó de llorar por las noches y la vida nos sonreía por las mañanas. La amaba (aún la amo, evidentemente) demasiado, pero a veces no la soportaba, y ella a mí, pero empezamos a aceptarnos mutuamente: imperfectas, nerviosas, enojonas, siendo tan parecidas y tan diferentes al mismo tiempo.

Superamos las etapas de berrinches, aprender a controlar los esfínteres, la de enseñarle a pronunciar y repetir palabras, empezamos a entendernos, a dejar los gritos y pequeñas nalgadas por conversaciones. Hoy platicamos como verdaderas amigas, vamos juntas de paseo y escuchamos la misma música, somos confidentes que pueden hablar entre risas, hoy doy gracias a la vida por haberme dado la hija que tengo.

Aunque sinceramente, aún hay veces en que no la soporto y doy gracias a la escuela por tenerla ocupada durante 5 horas, de lo contrario me volvería loca.

Posted in Uncategorized | Leave a comment

Mi vida de pesadilla al lado del acné

Como muchos adolescentes yo no pude librarme de la maldición del acné, lo peor es que empezó a aparecer de la noche a la mañana, incluso cuando yo no tenía de bien a bien la noción de lo que era este terrible padecimiento que no es menos grave de lo que quienes lo tuvimos podemos relatar. Como siempre, las personas cuando te ven se les viene a la mente aquel tratamiento para el acne que el hijo de su amigo hizo y le sentó de maravilla, pero por alguna razón a ti no te hace nada.

Ya te imaginarás la cantidad de mascarillas, masajes y sustancias pegajosas y de olores horribles tuve embarradas en la cara durante horas esperando que cuando me las quitara mi cara regresara a ser aquella que fue antes del acné. Hasta que fui a una clinica dermatologica me aclararon que difícilmente un tratamiento tópico me iba a quitar el problema de raíz.

Todo empezó a los 13 años y por increíble que parezca, de un día para otro cuando me desperté tenía varios granillos en la cara, pensé que era una alergia o algo así porque antes de ese día nunca había tenido barros ni nada, era de las afortunadas de mi clase porque casi todos tenían unos granos enormes y muchos ya habían sido invadidos por el acné y yo pensé que me había salvado.

Lo más que hice fue cambiar todas mis sábanas, cobijas, las fundas de mis almohadas y lavé todas mis pijamas esperando que solo fuera algo pasajero, tristemente no fue así. Cada día que pasaba me llenaba más y más de granos, cada vez eran más, eran más grandes y no dejaban de salir sin importar lo que tomara, me embarrara o masajeara.

El dolor de los granos que salen sin parar en la cara solo es comparable con la vergüenza que se siente cuando sales a la calle con todos tus granos y las personas se te quedan viendo; nunca falta el niño que señala, las personas que no te quieren saludar, el pesado que te hace burla entre otros personajes que hacen de tu vida con acné una pesadilla, como si tenerlos y no poder ni pasarte una toallita húmeda por la cara no fuera suficiente.

Hoy gracias a que fui a la clínica de dermatología logré deshacerme de ellos con tratamientos completos de pastillas y pomadas, afortunadamente no me quedaron más que los malos recuerdos pues logré aguantar todos los años de acné sin arrancarlos de mi cara por tentador que fuera.

Posted in Uncategorized | Leave a comment

El primer incidente de mi hija en su guardería

Escrito por: Mariel Hernández Maldonado

Siempre tuve pavor de llevar a mi hija a la escuela demasiado pronto y ser una mala madre que no pudiera saber cuando alguien estaba lastimando o molestándola, eso fue lo que me llevó a rechazar diferentes ofertas de trabajo, pues si bien pude haberlas tomado y dejar a mi hija horas extra en una estancia, mi tranquilidad no me lo permitió. La cuidé desde casa organizándome para trabajar en los ratos “libres” cuando mi esposo llegaba de trabajar. Obviamente siempre estaba estresada y agotada.

Todas las madres me decían que no tuviera tanto recato para dejarla en algún centro o estancia, pues eso es lo que se hace hoy en día con las mujeres que trabajan a la par de sus esposos o aquellas que no tienen otra opción más que trabajar para mantenerse, pero a mi realmente nunca me hizo sentir tranquila; se empezaban a confrontar mis ganas de superarme profesionalmente y mis ganas de ser la mejor madre que pudiera ser.

El ansiado día llegó en que mi hija supo hablar, decir cuando algo le gustaba o le desagradaba, todo fue muy bello pues no solamente ya podía platicar conmigo y decirme las cosas que quería o no quería hacer, sino que podía dejarla en una estancia confiando en que si alguien la maltrataba me lo diría; siempre se lo dejé muy claro “nadie puede pegarte ni gritarte” y ella lo entendió tan bien que ni siquiera yo podía gritarle sin que me reclamara que “estaba hablando enojada”.

Todo era miel sobre hojuelas, ella se iba a la escuela en la mañana y yo trabajaba, regresaba a la hora de la comida, pasábamos la tarde juntas y en la noche cuando llegaba mi esposo tenía un rato para trabajar un poco más antes de que se durmiera.

Pero claro, un día pasó lo que más temía. Mientras me preparaba para entrar a dar mi segunda clase me llamó mi mamá, que me hacía favor de recogerla para decírmelo: “mordieron a tu hija”.

Así como usted se imagina, me sentí yo. Estaba del otro lado de la ciudad, a 10 minutos de entrar a mi segunda clase, sin docente de remplazo y del otro lado de la línea mi hija diciéndome que le dolía el brazo porque un niño la mordió. Me sentí culpable, lloré, grité a la directora por teléfono, me alteré, llamé a mi esposo, me hice excusas en la cabeza para dejar la clase y correr a abrazar a mi bebé, me senté, me levanté, fui al baño, di tres vueltas y ya que me tranquilicé, entré a dar mi clase, salí y fui directamente hacia mi hija ya más tranquila.

Cuando llegué estaba dormida y al levantar su suéter lo vi: tres mordidas en su bracito que para mi vale más que cualquier piedra preciosa del mundo. La ira me volvió a atacar, pero entonces mi mamá me dijo algo que me tranquilizó: en la vida no voy a poder estar siempre ahí para defenderla de todos los peligros que se le acerquen y eso es bueno porque tiene que aprender a luchar su propias batallas y saber cómo defenderse de todo lo que le pueda pasar.

Hoy han pasado algunos meses desde que “el niño” la mordió y sus maestras me dicen siempre lo íntegra que es; no permite que nadie la jalonee, la empuje o le grite y cuando ve que sus compañeros se pelean entre ellos, siempre los separa. Aprendí que la ansiedad siempre va a estar ahí y lo mejor que puedo hacer por ella es enseñarle que va a pasar por muchas situaciones en la vida y tiene que saber cómo resolverlas sola.

Posted in Uncategorized | Leave a comment

El día que le perdí el miedo a ser madre soltera

Conocí al padre de mis hijos cuando los dos estábamos estudiando, estábamos muy jóvenes y como todos los jóvenes estábamos llenos de ganas de experimentar cosas nuevas, pero siempre juntos. Éramos “la pareja goma” así nos decían por las gomas azules con rosa que vendían antes en las papelerías; él era la parte azul, yo la parte rosa.

Viajamos, fuimos de fiesta, a conferencias, velorios, cumpleaños, baby shower, titulaciones y conciertos juntos, todo lo que hacíamos los disfrutábamos tanto porque los dos queríamos hacerlo, todo juntos, nada nos obligaba, ninguna ley nos indicaba que teníamos que estar juntos, solo lo hacíamos y ya, era amor real. Yo siempre tuve miedo al matrimonio; toda mi familia, tíos, papás, hermanos mayores, se habían casado y terminado en separación, así que yo asumía que era un destino inevitable de los matrimonios, por eso evitaba casarme. El si quería, yo siempre me negaba.

Un día descubrimos que estábamos embarazados (así lo decíamos) y entre sorpresa y asombro decidimos tener a nuestro primer bebé, los dos trabajábamos y ya vivíamos juntos pero mi trabajo no me daba seguro de gastos médicos y el de él solamente me aseguraba si estaba casada con él. Valoramos la situación y pensamos que nos amábamos tanto que un papel no iba a interferir con nuestro amor, así que nos casamos.

Todo iba muy bien, el primer bebé fue un niño hermoso, muy sano y simpático, el segundo bebé fue una niña, muy tierna, todo iba bien con ellos, se llevaban muy bien, nuestros trabajos iban creciendo pero algo raro pasaba: él y yo ya no éramos los mismos. Un poco por los hijos, otro poco por el trabajo y otro por el matrimonio circunstancial nos fuimos alejando, no peleábamos mucho pero nos fuimos alejando, él en su trabajo y yo en el mío, llegó un punto en que el único punto de encuentro eran nuestros hijos.

Yo no me separaba, tenía miedo de ser madre soltera, tenía miedo de que mis hijos crecieran como yo, viendo a su papá solamente fines de semana o en fechas festivas, no quería que tuvieran mi destino pero las cosas con mi esposo estaban muertas.

Un día sanamente decidimos separarnos por la buena a pesar de mi miedo enorme de no poder ser suficiente para mis hijos, pero mi esposo era muy determinante y cuando él decía fin, era el fin. Varias veces quise arrepentirme y regresar pero él no lo permitió y al principio le tuve rencor, pero con el paso del tiempo me daba cuenta de lo gratificante que me resultaba ser madre para mis hijos sin necesitar de nadie más que de mi.

Poco a poco fui ganando tanta confianza en mí misma que incluso llegué a preguntarme cómo es que no fue así desde el principio; toda esa libertad y seguridad que se había escondido por tratar hasta lo imposible por hacer todo en pareja hoy brillaba como oro.

Mis dos hijos están excelente, comprenden que no tiene qué ver con ellos la separación y ven a su papá cuando quieren, yo por mi cuenta agradezco haberlo conocido porque me regaló lo más hermoso que tengo en el mundo.

Posted in Uncategorized | Leave a comment

Pensando en tener a mi segundo hijo

Escrito por: Mariel Hernández Maldonado

Cuando quedé embarazada tuve la sensación que representan en las películas cuando a alguien le pasa algo aterrador que obviamente no tenía planeado o cuando le acaban de dar una noticia alarmante; ese close up rápido que se hace a la cara de asombro del protagonista, ésa misma fue mi cara cuando leí positivo en la prueba. De repente todo se me venía encima, pensaba en mi vida de joven llegando a su fin, en las nuevas responsabilidades, la educación, la manutención, el cambiar pañales, quedarme en casa…

Todo me daba vueltas, hasta que me tranquilicé; pensé todo muy bien antes de tomar la decisión final que fue la de conservar a mi bebé, de cualquier manera ya había terminado mi carrera, tenía una pareja estable desde hace 5 años y estaba planeando moverme de casa de mi madre. No era joven, no era vieja y a decir de mis amigos médicos estaba en “la edad reproductiva ideal” para dar a luz a un bebé fuerte y sano. Varias cosas me hicieron decidirme, así que conforme fue pasando el embarazo y sus cambios hormonales, empecé a perder/ganar el miedo a ser madre, pero cuando la tuve entre mis brazos todo se despejó: ella estaba destinada a estar conmigo y yo a cuidarla de todo el mundo entero.

Todo salió mejor de lo que esperaba, nos llevamos siempre muy bien y a pesar de que en ocasiones me sentía demasiado cansada para trabajar o para jugar a “en dónde está el bebé” no había una mañana en la que no me despertara a agradecer por haberla tenido. Pasó el tiempo y ella empezó a crecer y empezó a necesitar compañías menos adultas, entonces mi esposo sacó la terrible pregunta “y si tenemos otro?”

De nuevo el close up se hizo presente. ¿Tener otro hijo? Pasar de nuevo por los desvelos, los cambios de pañal, las enfermedades constantes, la preocupación de saber si está respirando cuando duerme plácidamente pero con una nueva variante: mi hermosa hija que ya estaba sentada al lado de mi, viendo el paisaje mientras íbamos al mercado juntas. De repente todo se hizo confuso, no sabía si sería por su bien el tener otro bebé, porque todos me dicen que los bebés necesitan hermanos para estar bien y no los puedo refutar, yo tengo una hermana con la que me llevo mejor que con nadie, sí me gustaría darle eso a mi hija, pero ¿qué tal si no lo logro?

Posted in Uncategorized | Leave a comment

Información importante para padres de niños con epilepsia

Los niños deben ser humanos llenos de fuerza, energía y curiosidad; deberían tener todas las posibilidades para conocer el mundo que los rodea, sin embargo hay veces que por azares del destino sufren alguna enfermedad que les limita las posibilidades, una de ellas son las crisis epilepticas que si bien pueden controlarse también pueden minarles la vía hacia una vida tranquila si no se detecta a tiempo.

La epilepsia es una enfermedad que puede atacar a personas de cualquier nivel social, edad y sexo, sin embargo se sabe que en los niños y adultos mayores es más común y que hay diferentes maneras de reconocerla. En ocasiones debido a una fiebre muy elevada o a un tumor cerebral, la persona puede pasar por crisis epilépticas sin tener la enfermedad necesariamente, por lo que si se sospecha se debe recurrir lo antes posible a un electroencefalograma para detectar el funcionamiento de las ondas cerebrales; si son normales, se debe recurrir a otro tipo de estudios para conocer cuál es la falla en el cerebro del paciente.

Las fallas que dan origen a las crisis epilépticas se deben a una disfunción eléctrica en los impulsos cerebrales; las causas pueden ser variadas:

  • Alteraciones genéticas
  • Tumor cerebral
  • Traumatismo craneoencefálico
  • Meningitis severa
  • Accidente cerebrovascular (ACV)

Hay diferentes tipos de epilepsias que se pueden manifestar en nuestros niños, dependiendo qué tanto avance puede ser que evolucione a diferentes tipos. Los síntomas de los ataques convulsivos suelen ser algo inciertos para quienes no conocen mucho sobre epilepsia, a continuación explicamos algunos:

  • Crisis de ausencia: estos episodios en ocasiones preceden a un ataque convulsivo y en ocasiones solamente llegan y se van. En estos episodios la persona fija la mirada en un punto y se le ve ausente, detenida. Terminando la crisis puede ser que el paciente ni siquiera sepa que la tuvo y sigue sus actividades normalmente. Esto puede afectar el rendimiento escolar en los niños, pues son episodios en los que todo lo que sucede a su al rededor se borra.
  • Rigidez. En algunas personas el preámbulo de la epilepsia es una rigidez generalizada en el cuerpo, aprietan la quijada y sus manos se petrifican; suelen caer al piso, lo que en realidad puede causar más daño que la misma convulsión.

Entre los factores que desencadenan las crisis epilépticas se encuentran los períodos irregulares de sueño, una escasa alimentación y en el caso de adultos, el consumo de alcohol. Cuando nuestro hijo esté pasando por un ataque se recomienda primero tener calma; los ataques siempre se van, no intentar ponerle nada en la boca, pues se le puede lastimar, acostarlo del lado en el piso de preferencia para que no caiga, procurar mantener su garganta lo más recta que se pueda, aflojar toda la ropa, cadenas y cinturones que tenga puestos y claro, llamar a emergencias.

Un niño con epilepsia no es un niño anormal, debemos enseñarles a no sentir miedo de su enfermedad e informar a todos los encargados de su cuidado sobre su situación para que puedan prevenirse.

Posted in Uncategorized | Leave a comment

Yo, super mamá

Escrito por: Mariel Hernández Maldonado

No se si a todas las madres les pase, pero después de tener a mi primera hija me sentí estancada. Tuve las sensaciones más ambivalentes que después llegaron a hacerme sentir culpable: veía a mi hermosa bebé y la amaba con toda mi alma, pero a la vez sentía que había cometido un error por elegir la maternidad sobre mi desarrollo humano y profesional; en ese entonces pensaba que al momento de tener hijos una mujer dejaba de serlo para convertirse “solamente” en madre.

Ser “solamente madre” para mí significaba decirle adiós a todo lo que más me gustaba de la vida: dormir hasta tarde los domingos después de desvelarme en una fiesta o un bar el sábado, dejar de leer mis libros favoritos, dejar a un lado mis planes de trabajo, de estudios y de ir a visitar Rusia, Roma, Argentina, Bolivia, Chile, las Islas Maldivas, vamos, ser madre para mí significaba incluso dejar de cuidar mi cabello, que por la lactancia estaba perdiendo lentamente.

Probablemente haya sido ese el punto en el que decidí emprender mi nuevo proyecto de vida: demostrarle a “la sociedad” (o sea a mí misma) que podía hacer todo lo que quisiera “a pesar” de ser madre. Entonces busqué trabajos por todos lados; iba a entrevistas de trabajo totalmente desvelada, con peinados extravagantes para cubrir mi evidente falta de cabello, empecé a tener peleas con mi esposo por no poder ir a fiestas, me frustraba quedarme dormida cuando estaba leyendo a mi autor favorito y en los tiempos que mi hija se dormía, en vez de descansar, buscaba proyectos, y los encontré… y los tomé todos.

Tuve tres trabajos y en el tiempo que tenía libre invitaba a mis amigos a mi departamento o a eventos culturales y llevaba a mi hija sin importarme que las dos estuviéramos exhaustas, solo quería hacer absolutamente todo. No decía que no a las invitaciones a fiestas y a proyectos laborales y pensaba que era lo mejor que podía hacer en el mundo.

Un día en mis 5 minutos “libres” que dedicaba para convivir con mi hija (que resultó ser el único proyecto al que le decía que no) ella estaba armando un rompecabezas y me acerqué, y le pregunté si podía ayudarla, mi sorpresa y tristeza llegaron a su punto cúspide cuando me respondió “no puedo, estoy ocupada”, fue entonces que me vi.

Todo tomó un giro inesperado y como si hubiera salido de mí misma me reconocí, me vi como una mujer luchando contra sí misma por comprobar un punto imaginario que en realidad nadie más que yo me recriminaba; nadie pensaba que yo estuviera estancada más que yo, nadie me juzgaba por quedarme dormida a medio libro o no aguantar más una fiesta a todo volumen, todos eran comprensivos conmigo menos la persona más importante: yo.

Renuncié a algunos proyectos, me di tiempo de ponerle atención al más hermoso de todos ellos que siempre ha sido mi hija y volteé a verme en el espejo, me di cuenta de que a cada paso que daba, me estaba desarrollando sin necesidad de partirme en mil.

Posted in Uncategorized | Leave a comment

¡Auxilio! Mi suegra quiere ser la madre de mi hija

Escrito por: Mariel Hernández Maldonado

Desde mucho tiempo antes de que me casara escuchaba a un sinnúmero de personas hablando de lo difícil que son las suegras, que si se quieren adueñar de los esposos, que si quieren meterse en todo lo que no les importa, etc., etc. Sinceramente yo pensaba que era una exageración y que bastaba con saber tratarlas para ponerles un alto, pero estaba muy equivocada.

Mi suegra es una mujer rara -una declaración tan común que parece obvia- ella es una mujer que quiere tener el control de todo y por supuesto, principalmente de las novias y los novios de sus hijos. Ella tiene dos hijos y una hija, para ella sus hijos son su tesoro y su hija su reflejo, a todos los cuida de sobremanera, pero mi esposo es el más chico del clan, por lo que lo tiene sujetado como una incrustación.

No estoy segura de si alguna vez le caí bien, pero era algo que no me importaba aunque me dijeran “cuando te casas con el hombre, te casas también con su familia” yo pensaba que era absurdo, no había por qué hacer eso, hasta que me casé con él entendí todo plenamente.

Cuando nos mudamos juntos los chantajes no cesaban, manipulando a mi esposo lo hacía sentir mal por no pasar más tiempo con ella, lo que nos quitaba tiempo de pareja, entonces llegamos a tener problemas, en varias ocasiones tuve que resignar mi tiempo con mi esposo porque mi suegra se ponía insoportable, pero la verdadera pesadilla empezó cuando tuvimos a nuestra primera hija.

Mi esposo el más pequeño de la familia, yo, más grande que mi esposo en edad y mi hija: la primera nieta, la primera sobrina y la primera hija, era una situación puesta para el desastre y no me di cuenta hasta que sucedió. Mi suegra se metió a mi casa durante toda la cuarentena, me “cuidaba” quitándome a mi hija “para que no me cansara” acomodaba mis cosas como a ella le parecían mejor y por supuesto, exigía tiempo indefinido de pláticas con mi esposo. Yo trabajaba desde casa, por lo que cuando me metía a mi oficina, la familia parecían ellos tres y no nosotros tres.

Un día terminé de trabajar tarde y cuando desperté ya no estaba nadie en casa, al medio día regresaron; los tres juntos se habían ido a dar un paseo sin mi, fue cuando exploté y tuve el valor de correr a mi suegra, claro, no sin antes “agradecer” sus atenciones mientras hacía sus maletas tan rápido como mis articulaciones lo permitían.

Hoy se que no porque alguien nos haga un favor que no pedimos, tenemos que aguantar cosas que nos molestan y nos incomodan. Hoy también se que una suegra normal es un oasis en el desierto.

Posted in Uncategorized | 2 Comments

La primera vez siendo madre

Escrito por: Mariel Hernández Maldonado

Ser madre trabajadora y salvar al mundo. Eso era lo que quería hacer cuando supe que estaba embarazada; no salvar al mundo directamente pero sí siendo una de las pocas madres que trabajan, hacen de comer, cuidan a su hija, recogen la casa y tienen tiempo de una velada romántica con su esposo para no perder la chispa del matrimonio recién casado.

Probablemente algunas de las lectoras ya soltaron una buena carcajada y quienes no se hayan reído, quiere decir que no tienen hijos. Desde el embarazo quería ser capaz de cuidar a mi hija mientras me daba la oportunidad de seguir desarrollándome, quería ser el ejemplo de la madre omnipotente, que se ama, que se supera y que nunca se cansa, pero más tiempo tardé en imaginarme qué iba a hacer con mi nueva forma de vivir la vida que en darme cuenta de que es un trabajo si no imposible, sí muy demandante.

Lo primero fue reponerme de la cesárea que no solamente me rebanó el cuerpo, sino la idea de tener a mi hija por un hermoso y apasionante parto natural, lo cual me afectó más de lo que me pude imaginar (por un tiempo) pues no faltó la amiga “doula” que me reprochaba el haberme dejado controlar por los médicos ambiciosos que solamente querían destruir mi maternidad natural con sus bisturís. Durante mucho tiempo pensé que me habían arrancado a mi hija.

Por suerte con el paso del tiempo logré superarlo, pero le siguió la cuarentena, el hecho de que nadie te dice que tu bebé se despierta literalmente cada dos horas y el regreso al trabajo, todo de golpe, sin poder poner pausa para imaginarme cómo sería mi experiencia si no fuese tan real.

Conforme nos fuimos acoplando mi esposo, mi hija y yo a nuestro nuevo “yo”, fui cayendo en cuenta de lo que en realidad estaba siendo: estaba siendo madre, no el modelo a seguir que todo el mundo iba a tomar de referencia de ése momento en adelante. El momento en que me dí cuenta que yo era mi única medida dejé de sentirme tan presionada por no estar haciendo las cosas “bien” ¿qué es bien al final de cuentas?, descubrí que es lo que me haga sentir cómoda y lo suficientemente bien para darle a mi hija y a mi esposo la atención y amor que necesitan pero sobre todo a mi.

Después de mucho tiempo de pensarlo me dí cuenta de que no necesitaba ser madre, cocinar, trabajar, escombrar, cocinar y lucir siempre reluciente para revolucionar al mundo; con el solo hecho de haber traído al mundo a una persona tan hermosa, había revolucionado tres mundos: el mío, el de mi esposo y el de mi hermosa bebé.

Posted in Uncategorized | 1 Comment

El respeto a las zonas escolares es la paz

Qué difícil es para un conductor ponerse en el lugar del peatón. Y ¿Qué pasa cuando el peatón es un niño que va caminando para llegar a su escuela? El respeto a las zonas escolares es un problema en muchas escuelas, donde la entrada se ve atiborrada de automóviles que se pelean por estar más cerca para dejar bajar cómodamente a sus hijos creando un caos vial y un riesgo para los pequeños que se acercan caminando. Continue reading

Posted in Uncategorized | 2 Comments