El secreto de la chichi caída…

Llega un momento en la vida de cualquier pareja en el que después de haber tenido la cantidad de hijos deseada, se tienen que tomar decisiones.
Los 30 no son lo mismo que los veinte, y los 40… ni se diga.
El condón cada vez desagrada más: “Y aunque las compañías que los venden aseguren que no… sí se siente diferente”. Me dijo una amiga el otro día cuando tratábamos el tema. Las pastillas anticonceptivas después de los 35 años no son recomendables, así que el tema de la vasectomía o ligadura de trompas, se pone sobre la mesa.
“Es que mi amor, tú ya sabes cómo me pongo con las jeringas y doctores, además está medio fuerte el procedimiento, lo siento un poco como castración”.
Y entonces la mujer tiene dos alternativas… aventarse una lucha de titanes y desarrollar puntos alrededor de lo injusto que es que la mujer tenga que hacer TODO en esa área o…
Proponer distintos tipos de paquetes:
Las más conservadoras piden un “levantamiento de chichis” + ligadura de trompas.
Las conservadoras con complejo de copa “A”, piden “levantamiento de chichis” + aumento de las mismas + ligadura de trompas.    © detailblick - Fotolia.com
Y las que se deschongan, piden cualquiera de las siguientes combinaciones:
“levantamiento de chichis” + aumento de las mismas + liposucción + aplanamiento de panza (esto puede incluir corte de piel colgante, coser músculos abdominales rotos, etc.) + ligadura de trompas.
Estas semanas he estado en conversaciones varias que tienen que ver con el tema:
Ayer estábamos elaborando teorías acerca del Secreto de Victoria… yo creo que los que trabajan haciendo los colchoncitos y los tirantes-polea de los brassiers son genios, logran hacer que un par de calcetines se vean como dos manzanas puestas en su lugar… la tragedia viene cuando Victoria nos abandona por las noches, y lo único que tenemos son un par de pellejos colgantes.
Hace unos días escuché una terrible leyenda urbana, que hablaba de una mujer que se había quedado con una chichi  copa A y la otra copa C…
Ahora en el verano me enteré de los “secretos de las mujeres que han sido madres” y que quieren ponerse un bikini y lucir “normales” o incluso hasta “atractivas”. Los truquitos van desde kleenex, algodones, calcetines (literalmente) hasta kotex recortados y pegados en las bases del sujetador.
En resumen, si los hombres no quieren ser “castrados” pues que se vean “guapos” y le suelten a su mujercita algún jugoso paquete, y que aprovechen porque yo creo que los cirujanos ya hasta dan descuento.
P.D. Nuestras abuelas y bisabuelas tenían promedio de 10 hijos, ¿¿¿¿qué habrá sido de sus senos???? Nada, claro, si cuando terminaban de tener bebés, ya tenían 70 años, y ya les daba igual, ¿no?

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 Respuestas a El secreto de la chichi caída…

  1. Angélica dijo:

    Tener hijos es una experiencia maravillosa pero que a veces daña mucho el cuerpo de las madres, sin embargo no hay mayor belleza que la de una mujer madura, aún con sus años, sus canas y hasta sus gorditos, me recuerda la canción “señora de las 4 décadas” de Arjona…

  2. Nitrix dijo:

    Cualquier persona puede lucir el cuerpo que desea por medio de una alimentación saludable y una rutina diaria de ejercicios, además puede ayudarse por medio de suplementos alimenticios para quemar grasa rápidamente. Sólo es cuestión de decidirse a hacerlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *