Muerte

Sabemos que hay tragedias y que hay cosas malas que suceden en el mundo, basta prender la televisión para verlo. Así, desde la distancia, como en una dimensión desconocida y muy lejana. Hasta que suena el teléfono y te dicen que algo le pasó a alguien y ese alguien tiene un nombre y tú conoces ese nombre y a la persona que lleva ese nombre, y sabes cómo se ve su cara, y el color de su pelo y has escuchado su risa y has visto sus lágrimas, y esa persona forma parte de tu propia historia.

Es en ese momento, en ese preciso momento en el que todo se vuelve frágil alrededor y dan ganas de desconectarse, se siente un golpe inesperado en el pecho y algo explota, el cerebro traduce la información que llega al alma:
“Se murió”

Y entre todas las cosas que he pensado y sentido la que más pesar me trae es la imagen de su hijo. Un niño de 6 años, que ya no verá nunca más a su papá. Y pienso en mis hijos, y en los hijos de mi hermana, y en los hijos de mi hermano, y en los hijos de mis primos y en los hijos de mis amigas, y en los hijos de gente que no conozco, y de nuevo pienso en este niño que ya no verá nunca más a su papá.
Le voy a dar el pésame a su mamá, una mamá que no volverá a ver a su hijo nunca más, y La Pulga me dice: “No le digas que lo sientes, mamá, pregúntale que por qué se murió y luego vienes y nos cuentas”.

Llego a mi casa de regreso y me miro en el espejo, y me toco el rostro, los párpados, la frente; y las arrugas ya no me molestan tanto, y mis raíces canosas no llaman mi atención, ni mi figura poco perfecta, ni mi nariz chueca. No me paro de perfil para criticar mi panza, ni la celulitis de mis piernas.
Lo único que llama mi atención son mis ojos y el sonido de su risa.
Bachis me ve llorar y me dice: “No te preocupes mami, cuando te mueras lo vas a volver a ver”.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una Respuesta a Muerte

  1. Esther dijo:

    Ufff!!!
    Qué fuerte es lo que acabas de contar… morir es despiadado y peor es abandonar a los seres que amamos, cuando vemos situaciones como estas nos damos cuenta de lo frágil que es la vida y lo poco que la valoramos.
    Abracemos nuestra vida hoy y todos los hoy que nos queden en esta tierra…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *