El secreto del ratón

Hace un mes se le cayó el primer diente a Bach, cuando me preguntó que dónde lo guardábamos, le conté la historia del ratón que dejaba dinero debajo de la almohada después de recoger el diente, mientras le contaba cómo sucedía todo, noté sus ojos moverse en señal de que algo sucedía en su cerebro, pero todavía no estaba listo para salir en forma oral.
Al rato se acercó a preguntarme si el trabajo de los ratones era recoger dientes, y que si así era, entonces cuál era el propósito final de dicha contienda. Le reviré la pregunta en un afán de ver hasta dónde había ido su cabecita loca.
“¿Tú qué opinas mi amor?”
“Pues yo creo que agarra el diente en la noche, se lo lleva a una tienda de dientes, lo vende y el dinero que le pagan me lo trae, porque si el diente es mío, el dinero también”.
“Yo creo que eso es exactamente lo que pasa Bach”.
Al otro día el ratón le dejó el tan esperado efectivo. Luego el tío se enteró, la abuela también y la prima. Todos, emocionados por verlo chimuelo le dieron dinero de parte del ratón.
“¡No mamá! Así me voy a volver millonario, imagínate si por cada diente me dan todos dinero…”

Ayer cayó el segundo diente; cuando se fue a dormir y estaba metiendo el diente debajo del cojín me preguntó:
“Oye mamá yo no creo que los ratones vendan los dientes, más bien se los ponen, ¿no? Ya sé, son ratones chimuelos…, pero ¿cómo saben dónde tienen que ir para encontrar los dientes?”
“No sé, ¿tú qué opinas?”
“Yo creo que huelen los dientes de los niños y por eso saben que ya se nos cayeron”.
“Tienes razón, a los ratones les gusta olisquear por todos lados…”
“Lo que sigo sin entender es, ¿por dónde entran?”
“No sé, ¿tú qué opinas?”
“Eso sí que no sé, tal vez cuando se me caiga otro voy a entenderlo”.
“Así es mi amor, buenas noches, les voy a contar a toda la familia que ya se te cayó otro diente…”
“Sí mamá y al ratón también márcale…”
“Ok”
“Pero, ¿cómo vas a conseguir su número de teléfono?”

Dios mío, pensé, si todo esto me cuestiona respecto a un diente caído, ¿qué haré cuando quiera hablar de sexo?

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*