¡Auxilio! Mi suegra quiere ser la madre de mi hija

Escrito por: Mariel Hernández Maldonado

Desde mucho tiempo antes de que me casara escuchaba a un sinnúmero de personas hablando de lo difícil que son las suegras, que si se quieren adueñar de los esposos, que si quieren meterse en todo lo que no les importa, etc., etc. Sinceramente yo pensaba que era una exageración y que bastaba con saber tratarlas para ponerles un alto, pero estaba muy equivocada.

Mi suegra es una mujer rara -una declaración tan común que parece obvia- ella es una mujer que quiere tener el control de todo y por supuesto, principalmente de las novias y los novios de sus hijos. Ella tiene dos hijos y una hija, para ella sus hijos son su tesoro y su hija su reflejo, a todos los cuida de sobremanera, pero mi esposo es el más chico del clan, por lo que lo tiene sujetado como una incrustación.

No estoy segura de si alguna vez le caí bien, pero era algo que no me importaba aunque me dijeran “cuando te casas con el hombre, te casas también con su familia” yo pensaba que era absurdo, no había por qué hacer eso, hasta que me casé con él entendí todo plenamente.

Cuando nos mudamos juntos los chantajes no cesaban, manipulando a mi esposo lo hacía sentir mal por no pasar más tiempo con ella, lo que nos quitaba tiempo de pareja, entonces llegamos a tener problemas, en varias ocasiones tuve que resignar mi tiempo con mi esposo porque mi suegra se ponía insoportable, pero la verdadera pesadilla empezó cuando tuvimos a nuestra primera hija.

Mi esposo el más pequeño de la familia, yo, más grande que mi esposo en edad y mi hija: la primera nieta, la primera sobrina y la primera hija, era una situación puesta para el desastre y no me di cuenta hasta que sucedió. Mi suegra se metió a mi casa durante toda la cuarentena, me “cuidaba” quitándome a mi hija “para que no me cansara” acomodaba mis cosas como a ella le parecían mejor y por supuesto, exigía tiempo indefinido de pláticas con mi esposo. Yo trabajaba desde casa, por lo que cuando me metía a mi oficina, la familia parecían ellos tres y no nosotros tres.

Un día terminé de trabajar tarde y cuando desperté ya no estaba nadie en casa, al medio día regresaron; los tres juntos se habían ido a dar un paseo sin mi, fue cuando exploté y tuve el valor de correr a mi suegra, claro, no sin antes “agradecer” sus atenciones mientras hacía sus maletas tan rápido como mis articulaciones lo permitían.

Hoy se que no porque alguien nos haga un favor que no pedimos, tenemos que aguantar cosas que nos molestan y nos incomodan. Hoy también se que una suegra normal es un oasis en el desierto.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 Respuestas a ¡Auxilio! Mi suegra quiere ser la madre de mi hija

  1. Claudia dijo:

    Pues yo ya soy suegra y me da mucha tristeza leer esto. Nuestros nietos son como segundos hijos y queremos ayudarles a los hijos y darles todo el amor a los nietos, si a las nueras le disgusta tanto nuestro apoyo pero entonces ¿por qué siempre recurren a nosotros para que cuidemos de sus niños?

  2. Karla dijo:

    Ay! Te comprendo muy bien.. mi suegra siempre quiso tener una hija (tuvo dos hijos y otros dos nietos varones) y con la mía pensó que su sueño se haría realidad, la quería vestir a su gusto, la quería peinar a su antojo y quería educarla hasta que le dejé bien claro que la madre soy yo y que, si bien ella la adoraba, no tenía porqué meterse tanto en nuestras vidas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *