¿Cómo ayudar a mi hijo tras el sismo?

Los desastres naturales son impredecibles y pueden ser devastadores, son una situación de emergencia que no podemos controlar y lo único que podemos hacer al respecto es estar prevenidos para cuando sucedan y tratar de superar el momento una vez que hayan pasado. El pasado 7 y 19 de septiembre dos sismos sorprendieron en territorio mexicano, afectando severamente entidades como la Ciudad de México, Puebla, Morelos, Chiapas y Oaxaca.

Fue un hecho muy fuerte para cientos de familias que perdieron seres queridos y miles que perdieron sus hogares. Pero no sólo los que tuvieron pérdidas materiales fueron los únicos afectados, el movimiento telúrico también dejó estragos psicológicos en muchas personas, siendo los niños los más vulnerables. Es por ello que te daremos algunas recomendaciones para que ayudes a tus hijos a superar este momento.

Para identificar si tu hijo tiene secuelas psicológicas sobre este episodio puede presentar los siguientes síntomas: irritabilidad ante cualquier situación, tener insomnio, mostrarte ansioso, sentir dolores físicos sin ninguna explicación y puede revivir o evadir la situación. Si el niño presenta alguno de ellos necesita ayuda.

Para apoyarlo puedes seguir estos pasos: primero muéstrale siempre afecto, interés y confianza en todo lo que dice y hace, después tendrás que explicarle toda la situación, recuerda que para ellos es algo nuevo y no pueden comprender exactamente por qué sucedió, así que explícale desde el qué, cómo y el porqué de los hechos, háblale con palabras claras de acuerdo a su edad, eso le ayudará a asimilar la situación, pregúntale si tiene dudas y resuélveselas no importa lo obvias que puedan parecer siempre dale una contestación en tono muy tranquilizador. Durante la charla no olvides repetir frases positivas como “estamos bien”.

El siguiente paso es dejar que se desahoguen que cuenten lo que están sintiendo, pensando y viviendo, debes de permitir que se expresen. No los critiques ni interrumpas, déjalos hablar. Recuerda que no debes minimizar lo que pasó ni compadecerlos, debes acompañarlos en este proceso que los ayudará a superar otros.

Lo más recomendables es que en cuanto sea posible regrese a su rutina, deja que jueguen que hagan sus actividades diarias, regresar a la normalidad los ayudará a disminuir la ansiedad y el estrés.

En caso de que identifiques que tu hijo sigue sin poder superar el momento es mejor que busques ayuda profesional de inmediato que lo ayude a recuperar de nuevo su salud mental.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.