¿Si mi hijo está gordo es mi culpa?

Levantar a los niños a las 6 de la mañana, apurarlos para que se cambien y salir lo más pronto posible a la escuela para no quedar atrapados en el tránsito, darles de desayunar leche con chocolate y un pan de dulce para que puedan comerlo en el auto sin tanto problema. Antes de entrar a la escuela darles dinero para que compren algo durante el recreo.

Al salir de clases pasar por comida rápida para que puedan comer algo rápido antes de llegar a la casa de quien los cuidará por la tarde, pero en lo que llegamos les doy unas papas o unas galletas para que calmen el hambre. Por la noche de regreso a casa comen unos dulces o toman un poco de jugo embotellado o refresco antes de cenar sus cereales favoritos de chocolate con azúcar y al día siguiente se repite la rutina.

Esta es una escena diaria que vive una familia pero que se repite en muchos hogares. Las actividades cotidianas han llevado a los padres a tomar decisiones que no favorecen la salud de sus hijos y que pueden llevarlos a padecer obesidad y todas las consecuencias que ésta tiene desde temas físicos como la diabetes hasta afectaciones psicológicas como el bullying.

De acuerdo con especialistas en la salud los niños pueden superar su obesidad si desde pequeños les cambian sus hábitos alimentarios, y en esto todos deben ayudar, ya que los niños comen lo que en su familia han aprendido a comer, nunca piensa que en su casa se come mal.

Para enfrentar la obesidad la familia debe estar informada; la responsabilidad de los padres es fundamental. Los especialistas aseguran que uno de los mayores problemas de la obesidad infantil es que los padres no tienen conciencia de que su hijo está enfermo, es muy común que no lo acepten y rehúyan de la responsabilidad que tienen frente a este tema.

Por lo que la mejor manera de ayudar a los niños con obesidad es aceptando el problema, reconociendo la responsabilidad que se tiene y buscando ayuda profesional tanto médica como psicológica que permita al menor comenzar a bajar de peso de manera segura y ayudarlos a resolver los problemas de inseguridad y autoestima que tenga.

Los especialistas aseguran que no se trata de buscar culpables sino de poner manos a la obra para resolver el problema.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.