Cómo elegir ropa abrigadora para los niños

Todas las mamás buscamos la manera de que nuestros niños estén seguros y confortables, el instinto nos guía cuando de cuidar a nuestros críos se trata, es por eso que si vivimos en un lugar en el que hace frío no reparamos en gastos para ropita abrigadora y por supuesto, bonita. Hay un sinnúmero de variedades de ropita para bebés de todas las edades y todas parecen ser hechas para nuestro bebé, sin embargo sí hay algunos consejos para escoger la indicada.

Mentiríamos si dijéramos que no es cierto que cuando nuestras mamás tienen frío nos abrigan a nosotros tengamos la edad que tengamos. Antes se pensaba que tener a los bebés amarrados de pies a cabeza casi sin que se pudieran mover era lo mejor para ellos, ya que evitaban enfermedades y enfriamientos, pero hoy sabemos que la comodidad no tiene por qué ir peleada con la seguridad, las prendas actuales para los bebés tienen sistemas que los mantienen calientitos sin traer tantas cosas encima.

Desde gorros tejidos para bebé hasta calcetitas térmicas son los adornos que podemos ponerle a nuestro bello humanito, pero ahora las cosas han cambiado y se tiene que pensar en la comodidad de quien aun no puede decir si se siente cómodo o no. Sí bien es cierto que debemos mantenerlos calientitos y bien abrigados, esto no significa que tengan que estar casi asfixiándose entre tanta ropa. Es cierto también que los recién nacidos sufren mayor pérdida de calor corporal que los bebés más grandes.

Cuando no sepamos si le hemos puesto demasiadas capas a nuestro bebé, una buena técnica para saber su temperatura es tocándoles el cuellito o la frente ya que son lugares en donde se acumula más el calorcito que en los pies o las manos, por ejemplo (aparte de que muchos zapatitos de bebé no son tan sencillos de quitar). Siempre debe estar por delante la comodidad, por eso es recomendable escoger pocas prendas pero muy abrigadoras; una cobija abrigadora y grande en vez de 5 chiquitas y delgadas.

Esto es cuando son pequeños y los podemos traer cobijados, ya cuando son más grandes los chalecos son ideales para mantenerles el pechito caliente sin que tengan que traer el molesto abrigote que no los deja echarse en la tierra. Otra opción que es muy efectiva son las pecheras; cubren el pecho y el cuello sin tener que estar completamente abrigados.

Los expertos dicen que si el niño tiene bien tapados los pies, la cabeza y el pecho estarán bien para cualquier clima frío.

Author: admin

Similares
Publicar un comentario