Cómo identificar a los niños tiranos

¿Has oído hablar sobre los niños tiranos? También conocido como Síndrome del Emperador, son niños que suelen dominar y manipular psicológicamente a sus padres y cuidadores con conductas desagradables para “salirse con la suya”.

Características del niño tirano

Alrededor de los 6 años, se presentan los primeros signos de que tenemos en casa un niño o niña que nos manipula psicológicamente, sus comportamientos típicos son:

  • Tristeza o enojo la mayor parte del tiempo.
  • Sentimientos exagerados hacia sus cosas, no les gusta compartir nada con nadie.
  • Utilizan gritos, rabietas o pataletas para conseguir lo que desean.
  • Exigen la atención de quienes les rodean.
  • No toleran la frustración ni aceptan un “no” por respuesta.
  • Discuten o rechazan las normas de la casa.
  • No reconocen ni aceptan figuras de autoridad, ni en casa ni en la escuela.

Los niños con estas conductas pueden presentar problemas al llegar a la adolescencia, pues pueden utilizar la violencia física o verbal para controlar, dominar y obtener lo que desean. Este tipo de conductas suelen surgir por crianzas demasiado permisivas, en las que no se marcan límites; son comunes en familias donde los padres no asumen el rol de educadores y lo desplazan a los abuelos u otros cuidadores.

Otros padres de familia evitan imponer normas o decirles “no” a sus hijos, dándoles todo lo que desean, lo que es común en padres muy jóvenes, en aquellos que se encuentran separados o en quienes ven poco a sus hijos y se sienten culpables. Sin embargo estas conductas pueden producir problemas en las familias como aislamiento social, gritos frecuentes entre los padres, entre muchos otros más.

¿Qué podemos hacer para corregir a estos niños?

  • Pasar más tiempo de calidad con ellos: jugar con ellos, escucharlos, platicar con ellos, enseñarles a compartir.
  • Imponer disciplina y respeto, con una base cariñosa donde el diálogo sea primordial.
  • Establecer límites y normas respecto a las redes sociales, los amigos, tareas escolares, etc.
  • No imponer castigos que no se cumplen, pero sí sancionar las conductas negativas.
  • Dar responsabilidades a los niños: limpiar su habitación, pasear al perro, levantar los trastes de la mesa, etc.
  • Evitar las etiquetas o mofas negativas como “malo”, “tonto”, etc.
  • No sobreproteger a los niños; decirles que no a sus caprichos y enseñarles a trabajar por lo que desean, no los dañará.

Por último, una reflexión: Dile a tus hijos que son lo que quieres que sean, diles que son lo mejor y eso serán.

Author: admin

Similares
Publicar un comentario