Influencia de las marcas en los niños en la elección de los juguetes

Según una encuesta sobre los hábitos de consumo de moda en México realizada recientemente por Fashion Maq, el mexicano promedio padece de “marquitis”, es decir, una preferencia por las marcas en los artículos que adquiere en el mercado. Estas marcas generan un mayor interés de compra en el consumidor.

La encuesta de Fashion Maq se aplicó directamente en los centros comerciales.

Sergio López de la Cerda, líder local de los fabricantes de ropa de Jalisco, afirmó que el mercado de ropa infantil en México está valorado en 8 mil millones de pesos y cada año se registra un crecimiento del 3%, aunque la ropa mexicana ha ganado poco terreno en la participación de ese mercado.

Si consideramos que un tercio de los mexicanos tiene un promedio de edad de entre 0 y 14 años, que el promedio de hijos de las mujeres es de 2.3 y que el 10% de los usuarios de internet son niños de entre 6 y 11 años, y que la difusión de la televisión por cable aumenta, podríamos decir que hay una plataforma muy amplia para impulsar el mercado de la ropa para niños.

Con lo anterior podríamos afirmar que la publicidad en general es la razón principal de que los niños escojan una marca y, aunque la decisión final es de los padres, los niños inclinan la balanza hacia lo que desean y ahora se está dando la inclinación en los niños de querer “ropa de marca”.

El mismo caso se da en los juguetes. Muchas empresas mexicanas compiten con la mercadotecnia de otros países intentando crear elementos creativos que estimulen la imaginación infantil por medio de personajes de peluche enviados por internet a los que se puede agregar sonidos, lo que en definitiva le da una forma para jugar.

Este tipo de juguetes le han dado el adiós a juegos como el balero, el trompo, las canicas o los “encantados” con los que se divertían los adultos mayores de hoy.

La realidad es que uno de los factores que ha influido en la obesidad infantil está ligado al reemplazo del juego activo y físico por juegos que implican inmovilidad corporal, por ejemplo, los niños de entre 2 y 5 años de edad tienen un mejor conocimiento de la tecnología y del uso del internet que de actividades físicas como andar en bicicleta, patinar, nadar o salir de excursión.

Esta situación puede llevar a los niños a un déficit de atención, cuando lo que necesitan es contacto humano. La escena donde acaba la integración familiar es aquella donde el niño juega con su videojuego mientras el padre está con su BlackBerry y la madre se concentra en una red social.

 

Similares
Comments 
(3)
  • 14 mayo, 2012

    A mí en lo personal me facilita bastante que mis hijos tengan claro qué es lo que quieren que se les compre porque de ese modo es fácil conseguirlo sin tener que pensar demasiado y sin errores al regalarles sus juguetes de cumpleaños, navidad o lo que sea.

    Responder
  • Yo creo que nuestros hijos pierden muchas experiencias e ilusiones al carecer de juegos y juguetes simples en que teniamos que desarrollar toda nuestra imaginacion y creacion jugando con nuestros amiguitos

    Responder
  • 17 mayo, 2012

    A mi me parece un error acceder a los pedidos de nuestros hijos con respecto a ropa de marca, si la situacion economica lo permite bueno, pero si no podemos no damos, no por esta razon nos empeñaremos.

    Responder
Publicar un comentario