¿Qué cambios sufrimos tras el parto y cómo sobreponernos a ellos?

Es cierto que con la llegada del bebé al hogar, los sueños de los padres espuman y la alegría se incrementa. Sin embargo, una realidad que se hace presente es el cambio que sufre el cuerpo de la mujer tras haber dado a luz a su pequeño o pequeña.

Y uno de los más frecuentes es el que experimenta la piel como resultado de los cambios hormonales, el estrés y la fatiga que trae consigo la reciente maternidad. Por ejemplo, la piel, que pese haber sido impecable durante el embarazo, puede cubrirse de imperfecciones en los meses siguientes al parto. O por el contrario, si durante la gestación se sufrió de acné –incluso por primera vez o si empeoró– puede incluso mejorar. En general, esto se debe a la variación en los niveles hormonales que tuvo lugar durante el embarazo y que conlleva a una amplia gama de cambios en la piel que pueden ir desde estrías y acné hasta el oscurecimiento de la piel.

Con frecuencia estos cambios son difíciles de evitar y la mayoría desaparecen de manera natural tras el parto; sin embargo, existen algunas medidas que podrían ayudar a reducir o tratar problemas comunes de la piel. Para empezar, una limpieza adecuada ayudará a evitar o tratar el acné, por lo que es muy recomendable lavarse la cara con una loción suave dos o tres veces por día, y al mismo tiempo evitar el exceso de esta acción que resultaría perjudicial, en lugar de ser una solución.

Por otro lado, es común el surgimiento de estrías en el vientre, los pechos o las caderas, especialmente si se aumentó más de la cantidad recomendada de peso. Lo más conveniente es tratarlas cuando aún tienen un color rojizo que es una buena señal de que todavía existe vascularización. En este caso es conveniente realizar ejercicios de abdominales empezando aproximadamente un mes después del parto y ayudarse con una crema para estrias que también ayudará a evitarle o, dependiendo el caso, a reducirlas. Afortunadamente, en la actualidad hay una gran variedad de este tipo de cremas que contienen fórmulas diseñadas específicamente para combatir el problema de las estrías y al mismo tiempo evitar su formación.

El funcionamiento de estas cremas suele ser muy sencillo, es decir, en la mayoría de los casos únicamente se deben aplicar con la ayuda de un masaje ligero dos veces al día en la zona a tratar. Es recomendable que si se utilizan durante el embarazo, esto sea a partir del segundo mes.

Si lo que se desea, es reducir los kilos que se aumentaron durante el embarazo, uno de las opciones a las que se puede recurrir son los quemadores de grasa que dependen, sobre todo, del tipo de cuerpo que tengamos y del área específica que deseemos reducir, es decir, si sufrimos de caderas anchas, abdomen grande, o bien, de brazos, pecho, espalda y muslos grandes, en general. Los tipos de quemadores podrán ser desde tés hasta suplementos diversos que nos ayudarán a recuperar con mayor prontitud la silueta añorada.

 

Author: admin

Similares
Comments 
(3)
  • 11 febrero, 2013

    Los embarazos nos cambian la vida por completo, pero es una satisfaccion inmensa cuando conocemos a esa personita que llevamos dentro y te das cuenta que todos esos cambios que durante 9 meses sufrimos, valieron la pena.

    Responder
  • 21 marzo, 2013

    Acabo de tener a mi bebé y lo curioso es que durante mi embarazo no tuve ningún problema y ahora tengo las piernas demasiado hinchadas, será normal?

    Responder
  • 21 marzo, 2013

    ¿De verdad funcionan las cremas para estrías? Mi abdomen parece haber sido atacado por una jauría de tigres y me vendría muy bien hacerlas disminuir tantito, seguiré su consejo y las usaré a ver qué pasa…

    Responder
Publicar un comentario