Tratamientos dentales para niños

Muchos padres preocupados por el aspecto estético y funcional de los dientes de sus niños se preocupan por llevarlos a que reciban tratamientos dentales, pero muchos piensan que estos o los brackets pueden causar algún problema de salud a sus hijos. A continuación hablaremos sobre la ortodoncia temprana, sus ventajas y tratamientos más comunes.

Ventajas de una ortodoncia temprana

La ortodoncia o aplicacion de brackets tiene como finalidad mejorar o corregir la mordida del niño, ayudando a dirigir las fuerzas que actúan sobre los dientes protegiéndolos de golpes durante las actividades cotidianas como comer o hacer deporte. Con los brackets la fuerza de masticación se distribuye en toda la boca, lo que reduce el esfuerzo en huesos, raíces, encías y articulación temporomandibular. Los beneficios que se obtiene con esto es reducir el desgaste anormal de los dientes, reducción de las caries y de problemas periodontales pues contribuyen a mejorar la higiene dental.

Los brackets proporcionan una mejor salud bucal, mejoran la apariencia de rostro y boca y mejoran la armonía entre la dentadura, rostro y sonrisa. En los niños en desarrollo y crecimiento, los brackets pueden corregir problemas bucales causados por hábitos orales y prevenir otros a futuro como mordidas abiertas, cruzadas, desarmonía entre los dientes y el rostro, etc.

Causas que requieren aplicación de brackets para niños

Chuparse el dedo

Al chuparse el dedo el niño ocasiona una deformación del hueso maxilar superior, provocando que el paladar se haga más angosto o estrecho, por lo que a futuro se reduce el espacio para los dientes permanentes, los incisivos (frontales) superiores se dirigen hacia fuera por la presión que causa el dedo, trayendo consigo una deformación en el rostro y además causando tendencia a recibir traumatismos o golpes que fracturen estos dientes.

El tratamiento para este hábito consiste en erradicarlo lo antes posible tanto con brackets u ortodoncia como con remedios caseros para ayudar al niño a dejar de chuparse el dedo.

Hábito de lengua

El hábtio de lengua consiste en empujar los dientes hacia afuera, de forma similar al hábito de chuparse el dedo. Este hábito provoca que la mordida se abra, la lengua sella la zona anterior de los dientes, impidiendo que los dientes frontales superiores hagan contacto con los inferiores, produciendo una deformación en los huesos maxilares superiores e inferiores en crecimiento.

Respirar por la boca

Algunos problemas en las vías respiratorias como las amígdalas y las adenoides agrandadas ocasionan que los niños respiren por la boca, lo que deforma el desarrollo del hueso maxilar, haciéndolo más angosto y provocando una falta de espacio entre los dientes permanentes o una mordida abierta. Cuando los niños respiran con la boca abierta también provocan una inflamación de las encías con un color rojo intenso. Este problema puede solucionarse con la ayuda de los brackets y del otorrinolaringólogo para tratar las enfermedades respiratorias.

Falta de espacio

Los brackets suelen utilizarse para solucionar la falta de espacio entre los dientes, que suele hacer que se enchuequen y se acumule comida entre ellos más fácilmente, lo que ocasiona higiene deficiente, caries, etc. La falta de espacio suele ser causado por factores como herencia, caries, extracción prematura de dientes de leche, etc.

Para prevenir la pérdida de espacio se da desde el momento en que se tapan los dientes careados, devolviéndoles su anatomía inicial y guardando el espacio necesario para que no se bloqueen los dientes permanentes al salir.

Extracción prematura de dientes temporales

La extracción prematura de dientes de leche puede ocasionar que los dientes localizados en la parte posterior cierren los espacios en el lugar de la extracción provocando que los dientes permanentes se vean atrapados por la falta de espacio, salgan por detrás o al lado de otros dientes.

Sólo se deben extraer piezas temporales cuando están muy destruidas y no se pueden rehabilitar o cuando ya va a erupcionar el diente permanente en su lugar, de otro modo se debe colocar un mantenedor que guarde espacio para la pieza que se va a extraer.

La ortodoncia temprana es un medio por el que se pueden corregir mal formaciones de los huesos maxilar y mandibular para que crezcan normalmente y en el futuro tengan una estética facial armoniosa y agradable. Los brackets se pueden comenzar a utilizar desde los 6 o 7 años para comenzar a corregir las posiciones de los dientes en los niños y mejorar su higiene previniendo otros problemas al crecer.

 

 

Author: admin

Similares
Publicar un comentario