Ansiedad ante los exámenes

 Escrito por Bianca Manrique López Psicoanalista

Es común que a los niños (y como bien sabemos también a los adultos) les disgusten los exámenes y que les despierten cierta ansiedad, pero en los casos de ansiedad ante los exámenes, ésta es excesiva, hasta el punto de interferir seriamente en la vida del niño.

¿Cómo se manifiesta? Por lo regular la ansiedad comienza a presentarse desde el día previo y puede haber dificultades para dormir, dolor de estómago, pérdida de apetito, e incluso sudoración y palpitaciones; en casos extremos también hay diarrea o vómito. Todo lo anterior puede provocar que el chico aterrado, no quiera ni siquiera ir a la escuela el día que tiene examen.

Sucede que el día anterior y hasta minutos antes de presentar el examen el niño aquejado de este problema sabe todo, pero en el momento específico del examen, su mente se queda en blanco, se paraliza y no recuerda nada de lo que estudió. Curiosamente, una vez que pasa el examen habitualmente puede recordar todo lo que creía haber olvidado.

A esta situación se le conoce también como bloqueo de examen o angustia de examen y puede convertirse en un verdadero problema porque genera un círculo vicioso, ya que la ansiedad impide un buen desempeño en los exámenes, generando malos resultados y éstos a su vez provocan más ansiedad y poca confianza en obtener un buen resultado. En estos casos son pensamientos frecuentes: “No voy a poder aprendérmelo todo”, “De seguro voy a reprobar”, “Está muy difícil”, “A mí no se me da el estudio”, etc.

 

La ansiedad ante los exámenes puede presentarse por diversos motivos, desde la falta de planeación y el estudiar con poco tiempo de anticipación, lo que aumenta la presión; como también puede ser provocada por una experiencia traumática en una situación similar, por ejemplo haber sido ridiculizado o humillado en una situación de evaluación o haber reprobado algún examen muy importante; puede ser así mismo, debido al temor a las consecuencias de reprobar un examen, como la reprimenda o el castigo en la escuela o en casa.

Los niños que suelen preocuparse frecuentemente y los que son muy perfeccionistas pueden tener mayor tendencia a presentar ansiedad ante los exámenes. De igual manera, padres demasiado exigentes o escuelas que presionan demasiado pueden también contribuir a una situación de este tipo.

¿Qué puedes hacer como Papá? En primer lugar puede ayudar enseñarle a tu hijo diferentes métodos para relajarse, aquí te proponemos dos de los más comunes:

  • Técnica de respiración abdominal. En ella se hace una inspiración profunda (siempre por la nariz) inflando el estómago, sosteniendo por unos segundos el aire y exhalando muy despacio por la boca. Esta secuencia se repite varias veces.
  • Técnica de relajación muscular. Consiste en tensar y relajar sistemáticamente varios grupos de músculos, siguiendo la serie: frente, ojos, nariz, boca, mandíbula, cuello, brazos, piernas, espalda, abdomen y pompas. La relajación de los músculos genera una sensación opuesta a la tensión generada por la ansiedad.
  • Es también importante insistirle en que no se concentre en lo malo, por ejemplo cuando diga algo como “Nunca voy a terminar”, puedes decirle: “No te preocupes por eso, vamos a estudiarlo poco a poquito, yo voy a estar contigo”, a la vez que puedes ayudarle a planificar y a estudiar con tiempo para evitar que “les agarren” las prisas. Puede ser también muy útil que trates de bajar su nivel de exigencia y ayudarle a que entiendan que es normal equivocarse y que las consecuencias no son catastróficas, eso se lo puedes expresar verbalmente o con tus actitudes, si no te sobresaltas cuando tiene un mal resultado, le será más fácil comprender que éste no es tan terrible.
  • Por último, preparar todo lo que va a necesitar para presentar el examen desde el día anterior y el practicar algún deporte para deshacerse del exceso de estrés, son también algunas estrategias que pueden ayudarlo a combatir la ansiedad.


Author: admin

Similares
Publicar un comentario