EL Destete ¿Cuándo y cómo?

Escrito por Paola Martinez Mendoza. Psicoanalista
El destete se refiere al fin de la lactancia, cuando el bebé deja de tomar leche del  pecho materno. ¿Pero cuándo sucede el destete? ¿Sucede de manera natural o es tarea de la madre interrumpir esta etapa? Estas son algunas de las preguntas en torno al desarrollo óptimo de los bebés y el tema del destete contiene demasiadas divergencias que generan confusión en los padres.

A partir de que se elaboró la leche de fórmula las madres han tenido como alternativa el destete más prematuro y en algunos casos no amamantar, sin embargo hoy en día los pediatras sugieren que la leche materna sigue siendo la mejor opción para nutrir al bebé, aún cuando algunos opinan que después de determinado tiempo la leche ya no cuenta con los nutrientes necesarios.

Destete – De acuerdo a la ideología y educación de los padres
Más allá de los fundamentos médicos, la forma y el momento en que se da el destete tiende a variar de acuerdo a la ideología y educación de los padres, pero cada una de estas opciones lleva consigo ciertas implicaciones que resulta importante considerar.Para muchas personas el destete debe darse de manera natural, esperar el momento en el que el bebé lo deje por sí solo, lo cual se da generalmente después de los dos años. Algunos médicos apoyan la idea de aplazar el destete con el fundamento de que al prolongar la lactancia mejora el desarrollo inmunológico del niño. En nuestra cultura muchas veces esto no es posible dado el ritmo de vida que se lleva, más cuando la madre trabaja y debe dejar al bebé en manos de una cuidadora o la guardería. También puede suceder que el bebé rechace el pecho materno desde el inicio porque le sea difícil succionar, ya sea porque su fisionomía no se lo permite o porque la fisionomía del pecho de la madre no lo favorezca, por ejemplo en el caso del pezón demasiado pequeño.  En otros casos el bebé no digiere adecuadamente los componentes de la leche y debe interrumpirse.
Desde otro punto de vista, algunos padres optan por el detete o interrupción de la lactancia antes del año, generalmente a los seis meses que el bebé ya puede comer algunos sólidos, o entre los ocho y nueve meses que ya comienza a tener mayor autonomía para alimentarse, por ejemplo recibir el alimento con una cuchara o comer con sus propias manos.
Destete – factores emocionales
Pensemos ahora en el significado que guarda la lactancia para la madre y su bebé, es un espacio íntimo para ambos, que los conecta física y emocionalmente, no se trata únicamente de alimentar al bebé, también se le provee amor y contención a través de esta experiencia. No es la misma situación cuando la madre amamanta a su bebé mientras lleva a cabo otras actividades, a cuando le devuelve la mirada, le hace sentirse reconocido, admirado y amado. Es la vivencia interna de la madre lo que muchas veces hace la diferencia, el que pueda disfrutar de esta experiencia con el bebé le dará mayor seguridad que si lo hace angustiada, enojada o triste. Esto explica por qué muchas veces cuando la madre está angustiada se inhibe la leche o el bebé no puede aceptarla. Así como también esto explica que un bebé sienta seguridad aún cuando no recibió leche desde el pecho pero si de una madre que lo alimentó con cariño.Pero así como la lactancia es un espacio íntimo también puede convertirse en una forma de retener al hijo en esta cercanía, por las dificultades en ambos para separarse. Como parte del desarrollo, el ser humano va teniendo la necesidad de ser cada vez más autónomo e independiente; en este sentido el desprendimiento físico va favoreciendo el desprendimiento psicológico.
¿Cuándo es entonces el momento más óptimo para el destete?
No podríamos hablar con precisión de cuando sería ideal el momento del destete, pero sí en términos del contexto que se hallen tanto la madre como el bebé. Lo más importante es que el destete no se vuelva un proceso forzado, el bebé debe contar con ciertos elementos que compensen la pérdida del pecho materno, de tal forma que no sienta amenazada su seguridad, por ejemplo cuando el bebé puede disfrutar otros alimentos, o experimentar el goce de llevarse la comida a la boca. Otro tipo de elementos que compensan el destete es la posibilidad de vivir la experiencia con otras personas, de que el padre u otros familiares lo alimenten. Por el contrario, cuando la cercanía con la madre es interrumpida bruscamente, o el bebé está pasando por un momento difícil o cambio importante, puede desarrollar algún sentimiento de inseguridad.
Hablamos entonces de que el destete se de en la medida que el bebé sienta mayor seguridad de que al perder el pecho de la madre no está perdiendo a la madre en sí, la madre seguirá dándole contención y cariño, pero esto requiere que tanto la madre como el padre lleven a cabo otro tipo de actividades con el bebé para mantener esta cercanía, al mismo tiempo que se le ofrecen nuevas experiencias para conocer su entorno.
Destete – Conclusiones
Para concluir con el tema del destete, es importante recordar que el ser humano es integral, el desarrollo físico siempre se acompaña de lo psicológico, por lo mismo es necesario considerar ambos aspectos al momento de decidir cómo será el destete. A veces la situación vital dificulta estas decisiones y no es posible llevar a cabo el destete como se desearía, sin embargo recordemos que el vínculo emocional y la preocupación genuina por el desarrollo del hijo pueden sostener en gran medida estas dificultades.Ven hablar de este tema en nuestros foros

Author: admin

Similares
Publicar un comentario