Problemas visuales en los niños

Los problemas de la vista afectan a un número de niños significativamente más grande de lo que se piensa. Defectos como la hipermetropía, la miopía y el astigmatismo son muy comunes, incluso en niños pequeños, y los perjudican en muchas de sus actividades, de manera particular las escolares y otras que requieren de atención, concentración y capacidad visual. La mejor manera de hacer frente a estos obstáculos es realizar estudios oftalmológicos en cuanto se detecten signos que pudieran indicar alguno de los mencionados problemas.

El examen de la vista puede aplicarse desde los 6 años, aproximadamente, ya que antes de esa edad el ojo no está totalmente maduro y no puede saberse con certeza si es que existe algún padecimiento y mucho menos corregirlo. Entre los 6 y los 12 años ya se puede comenzar a utilizar anteojos para suavizar los defectos de visión.

Entre las muchas maneras en que se puede detectar cuándo es necesario realizar un examen de la vista para niños es cuando éstos se acercan mucho un libro al rostro o adopta posturas extrañas para leer. También si tiene dificultad para elegir los colores adecuados al dibujar o si padece de dolores de cabeza frecuentes, sobre todo mientras lee o durante las horas de clase.

Los principales problemas de visión que afectan a los niños son el astigmatismo, la miopía y la hipermetropía, los cuales juntos afectan a cerca del 20 por ciento de los niños en edad escolar primaria. También el estrabismo es frecuente, aunque este padecimiento sí puede ser corregido mediante cirugía desde una edad temprana, para evitar mayor deterioro en el ojo.

Una de las consecuencias de no atajar a tiempo los problemas de visión es que el ojo se deteriora más con el tiempo, con lo que aumentan las dioptrías necesarias para corregirlo, especialmente en el caso de la miopía. Lo más conveniente es utilizar lentes que equilibren la visión y, si los niños se acostumbran a ellas desde pequeños, es mucho mayor la probabilidad de que nos las necesiten cuando sean mayores.

Los exámenes de la vista pueden ser realizados en cualquier optica cercana, aunque lo más recomendable es que la primera vez se acuda a un oftalmólogo, ya que ellos pueden detectar si existe algún problema además de los comúnes.

La cirugía correctiva no es recomendable para los niños, ya que sus ojos no están totalmente formados. Lo mejor es que utilicen anteojos y esperen a tener 18 años o más, ya que hasta entonces está maduro el ojo y puede ser intervenido sin riesgo.

Author: admin

Similares
Comments 
(2)
  • 20 abril, 2013

    Mi hijo tenia problemas en la escuela, sacaba malas notas, se quejaba de dolores de cabeza incluso habían días que no quería ir a la escuela, yo pensé que se trataba de parásitos en el estomago o algo así, al pobre lo lleve a ver varios médicos hasta uno de ellos me aconsejo que lo llevara al oftalmologo, y fue lo mejor que le pudo pasar, gracias a eso, ahora saca buenas notas, y ya no tiene dolores de cabeza.

    Responder
  • 20 abril, 2013

    Es muy importante .detectar a tiempo los problemas de la vista, yo creo que sea o no necesario es ideal checarle la vista por lo menos una vez después de los 6 años a los hijos, y así poder apoyarlos mejor en el estudio, los niños no tienen por que sufrir esto, ya que igual la solución es muy simple.

    Responder
Publicar un comentario