Cómo identificar que necesitas una endodoncia

La salud dental es un tema muy importante en nuestra vida, aunque suele ser minimizado por muchas personas; sin embargo, cuando se presenta un fuerte dolor le ponemos más atención que nunca, y pensamos en visitar de urgencia una clínica dental para ponerle fin al dolor.

Uno de los tratamientos más buscados es la endodoncia en Tijuana, o en la ciudad donde radiques; consiste en la extracción de la pulpa dental, con lo que se evita la extracción de la pieza afectada por una infección, caries o dañada por un golpe. Pero, ¿Cómo identificar que necesitas una endodoncia? A continuación te contaré las señales.

Sensibilidad dental

Muchas veces sentimos molestia al consumir alimentos calientes o fríos debido al desgaste del esmalte, por caries o tras una fractura, pero la sensibilidad a causa de una infección que amerite una endodoncia es extrema, puedes sentirla incluso por el viento frío, por el tacto de tus labios o lengua, incluso sin tocar los dientes con algún alimento.

Dolor repentino al masticar

A menos que muerdas algo extremadamente duro o filoso, masticar no debe causar dolor en una dentadura sana, por lo que si sientes molestia al comer, aunque en apariencia tus dientes o encías no tengan nada, probablemente necesites una endodoncia. En algunos casos, aunque no estén masticando, las personas sienten dolores punzantes y repentinos en algún diente, signo inequívoco de que es necesario visitar al dentista cuanto antes.

Oscurecimiento dental

El abuso en el consumo de café y tabaco puede manchar tus dientes, pero también pueden oscurecerse debido a que la zona deja de recibir el flujo sanguíneo necesario, lo cual ocurre con frecuencia tras un accidente en algún diente. Si notas cambios de coloración en uno o más dientes, ve agendando tu cita y preparándote para un tratamiento de conductos.

Encías inflamadas

No solo la gingivitis provoca inflamación en la encía, también las raíces dentales afectadas, ya que las partes blandas que rodean a la pulpa se inflaman, indicando que se está produciendo un proceso infeccioso, que puede venir acompañado de fiebre y malestar general.

Mal sabor y olor de boca

Comúnmente experimentamos mal aliento al despertar, o después de haber consumido alimentos muy condimentados, asimismo el mal sabor de boca se asocia con el consumo de alimentos y otras enfermedades; pero, en el caso de la infección dental, tanto el sabor como el olor son muy desagradables pues el proceso infeccioso provoca abscesos con pus, que deben ser atacados tan pronto como sea posible para evitar un daño mayor.

Con frecuencia, todos los signos anteriores se presentan juntos cuando se trata de una infección dental, que amerite una endodoncia, profilaxis, resinas y tal vez un blanqueamiento dental para recuperar la salud y estética de tu sonrisa. Mantén una buena higiene y visita periódicamente a tu dentista para conservar la salud de tus dientes y evitar tratamientos como la endodoncia.

Author: admin

Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *